Libros que nos inspiran: 'Los números de la vida' de Kit Yates

Como si fuera Neo vislumbrando el código de conforma Matrix, Kit Yates es capaz de descifrar los números que subyacen a todos los fenómenos que nos rodean, como pone de manifiesto es Los números de la vida.

Sin duda, un libro para quienes gustan de las matemáticas, pero también para todos, anuméricos por inercia. Y, sobre todo, un volumen imprescindible para los que ya disfrutaron con autores como John Allen Paulos o Christoph Drösser.

Matemáticas cotidianas

El aspecto más interesante de Los números de la vida, además de que está bellísimamente editado (como nos tiene acostumbrados Blackie Books) estriba en que no se limita a exponer problemas cotidianos para, a continuación, resolverlos con un puñado de fórmulas. Yates contextualiza dichos problemas con historias que implican emocionalmente al lector y explica cómo las matemáticas, de forma elegante, pueden solucionarlos.

El principio matemático que subyace al modo en que los peatones cruzan un paso de cebra
En Xataka Ciencia

El principio matemático que subyace al modo en que los peatones cruzan un paso de cebra

De encontrar el mejor asiento en el tren y la cola más rápida en la frutería, de calmarte ante un diagnóstico médico inesperado, de aprender del desastre de Chernóbil o del juicio de Amanda Knox, de detener epidemias mortales y víctimas de errores judiciales, de estudiar nuestro pasado para ahorrarnos un futuro peor, de saber cuántos caracoles hay en un jardín. Esto último, preguntado por su hijo, empujó al prestigioso matemático Kit Yates a intentar buscar cómo explicar la magia aplicada de los números que describen nuestra vida y la del planeta.

Los números de la vida

Los números de la vida

Hoy en Amazon por 20,80€

Si os interesan esta clase de libros, tampoco debéis perderos El hombre anumérico o Un matemático lee el periódico de John Allen Paulos, sin duda el iniciador de esta nueva corriente de matemáticos preocupados por enseñar la importancia de su disciplina para resolver problemas cotidianos.

Fuente: Sergio Parra
Xataka Ciencia