La especie estaba en estado crítico a finales de los 70, cuando se registraban 50 individuos en todo el territorio de México.

Los esfuerzos de conservación realizados por especialistas y ciudadanos de 55 instituciones multidisciplinarias brindaron sus frutos, puesto que el lobo gris mexicano salió de la lista de especies en peligro de extinción. Se trata de una excelente noticia, más aún considerando que hace poco menos de 40 años solo se registraba medio centenar de ejemplares en todo México.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se ha encargado de comunicar que, actualmente, la población ha ascendido a 356 especies, que se protegen, rehabilitan y conservan en el norte mexicano y en el sur de los Estados Unidos. “En México contamos con un centro de rehabilitación, con dos encierros. Las zonas de liberación se ubican entre Sonora, Chihuahua, Durango, Zacatecas y Nuevo León; y en Estados Unidos, entre Arizona y Nuevo México”, explicó Xóchitl Ramos Magaña, veterinaria egresada de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la UNAM.

Recordamos que el lobo gris mexicano es la subespecie más pequeña del lobo gris en América del Norte, y uno de los mamíferos más raros del continente. Es conocido por su agudo sentido del olfato, excelente oído y visión binocular.

 

Fuente: UNAM, Center for Biological Diversity, Newsweek.
Fuente foto: UNAM.

Fuente:   Belén Yarde Buller
Buenas Noticias