Luego de la experiencia en Pinamar, en la costa argentina se van sumando cada vez más adeptos. 

En la misma sintonía de la experiencia ya probada en Pinamar, con el aval de las organizaciones ambientalistas, el municipio de General Pueyrredón –que abarca a Mar del Plata– se sumó a la lucha para lograr playas limpias y libres de residuos plásticos.

El decreto 853/19 firmado en los últimos días por el intendente local, Carlos Fernando Arroyo, dispone la prohibición absoluta del uso en de sorbetes, envases y cubiertos de material no reciclable en paradores públicos y privados, concesionados o no, dispuestos en la franja de costa de este distrito.

Aquellos elementos deberán ser reemplazados por otros confeccionados en cartón, metal o vidrio. La fiscalización del cumplimiento de esta norma quedará a cargo de la Dirección de Inspección General y en el Ente Municipal de Turismo se delega la misión de instrumentar junto a operadores privados de servicios turísticos de playa los programas de coordinación y gestión para abordar la problemática de basura en la franja costera.

“Es un buen punto de partida para concientizar acerca de la contaminación que producen los vasos plásticos de único uso y sorbetes”, dijo Alejandro Vicente, secretario de Gobierno de la comuna.

Pinamar fue el primer distrito de la zona en aplicar esta política con restricciones y recomendaciones para el uso de sorbetes plásticos. Allí, según autoridades, en temporada se recogen por día unos cinco mil kilos de residuos reciclables.

Durante el último verano, en particular en las casas de comidas rápidas y los puestos de licuados de playa, la disposición era no entregar sorbetes con la bebida. Y si el cliente los pedía, debían ser de cartón. Los de plástico ya están condenados al olvido.

Fuente: La Nación.
Fuente Foto: Economis.

Fuente:  María Inés Villola  Buenas Noticias