Las energías renovables tienen cada vez más protagonismo en el mundo, y su crecimiento se está dando a un ritmo sin precedentes. 

Como si el hecho de no contaminar el aire con gases de efecto invernadero no fuera suficiente razón para virar hacia las renovables, te mostramos las principales ventajas de recurrir al sol como fuente de energía en tu propio hogar. En primer lugar, los paneles solares tienen una vida útil promedio de 20 años, algo que justifica ampliamente su inversión inicial y se recupera en un corto periodo de tiempo.

La energía solar es también totalmente silenciosa, ya que los paneles no producen ningún ruido. A su vez, estos sirven de doble protección para el techo, asegurándolo de agentes externos que pudieran dañarlo. Las viviendas con instalaciones solares aumentan su valor, debido a la inversión inicial que esta tecnología implica, aunque también por ser más atractivas para los compradores interesados en cuidar el ambiente.

Por último, pero no menos importante, la energía solar permite ahorrar dinero. Los costos de los equipos y de las baterías siguen en descenso, razón por la cual las inversiones en esta fuente son cada vez mayores. Esto, sumado a que muchas normativas de países permiten la inyección de energía sobrante a la red, con su consecuente remuneración monetaria, hacen que sea una opción más que atractiva para cuidar el planeta… y el bolsillo.

 

Fuente: EcoInventos.

Fuente:   Belén Yarde Buller   Buenas Noticias